El poder de la música, el poder de Bose

La música tiene poderes, el sonido nos transforma

Basta con encender una bocina, unos audífonos o cualquier sistema de audio para que la energía sea diferente, los espacios parece que empezaran a sufrir una transformación y nuestro cuerpo recibe información de que algo cambió, lo siente, lo vive y al parecer lo disfruta.

Hemos crecido con sonidos, los sonidos despiertan sensaciones y emociones diversas en nuestro cuerpo, somos sensibles, nos gustan, los buscamos, los provocamos, los producimos y hasta los echamos de menos. Muchos estudios revelan que la música tiene poderes curativos, relajantes y creativos, para nosotros esta realidad surge desde la simple razón de querer construir una realidad diferente, sentir una energía transformadora y vivir la plenitud de algo que nos produce una sensación de armonía, una sensación perceptible al encender cualquiera de nuestros sistemas de audio Bose.

Las vibraciones son las que nos conectan, son lo que percibimos y nos llevan a disfrutar de sensaciones diferentes, todos nuestros sistemas de audio emiten vibraciones capaces de envolver el odio, tu atención y tu capacidad de percibir los diferentes vibratos que componen melodías o sonidos que salen de manera equilibrada de bocinas, audífonos o sistemas de audio Bose.

El sonido, sus matices y las diferentes vibraciones son un mundo que ofrece desde estados de plenitud, hasta la validación científica de fenómenos que han buscan el bienestar del ser humano, como en la investigación del Dr. Masaru Emoto, quien ha demostrado en sus experimentos con cristales de agua, como las moléculas responden a la emoción que se dirige hacia ellas. Así también lo ha demostrado el músico Fabien Maman que expuso células a diferentes frecuencias y observó cómo las células cancerosas estallan al ser expuestas a ciertas frecuencias y como el aura de las células se ilumina y se vivifica con frecuencias armónicas, esto lo afirma la ciencia, y para nosotros, menos cercanos a la investigación, pero amantes de los sonidos, la buena energía y las vibraciones, basta con encender una bocina para darnos cuenta de que la energía empieza a subir, el ambiente a transformarse y todos a vivir una experiencia Bose.